• "Dos personas miran al exterior a través de los mismos barrotes: la una ve el fango y la otra las estrellas". Frederic Langbridge.

Prostitución y medios: no todo vale.

  


  ÓSCAR CRESPILLO/@ocrespillo


Pasear a determinadas horas nocturnas por cualquier ciudad española y por ciertas calles supone ver un paisaje desolador e inhumano.
 Decenas de mujeres muestran, en mayor o menor medida, sus cuerpos. Cuerpos, en unos casos jóvenes y bellos, y en otros, desgastados por las maldades de la vida y el paso de los años. 
Este paisaje, al que ningún menor debería de tener acceso, esconde, como bien es conocido por todas y todos, una crueldad mayor aún: las mentes hundidas , el desgaste emocional, de esas mujeres. Y a poco que alguien tenga un mínimo de sensibilidad convendrá conmigo que sentir consternación con el asunto es relativamente sencillo. Pero, ¿qué más?


   En  mis cuarenta y tres años no he sido santo ni perfecto. Es más,  he cometido errores, muchos más que los que ha cometido cualquier otro mortal. Eso sí, afortunádamente, puedo afirmar que ni una sola vez en mi vida he pagado un solo céntimo para tener sexo. Y el motivo siempre fue el mismo: me parece denigrante para una señora o señorita tener que vender su cuerpo y acostarse con quien no le apetece en absoluto, todo a cambio de que servidor obtenga unos segundos de placer, que es lo que cualquier hombre tarda en eyacular.
   Pero sabiendo que ellas, las mujeres que ejercen la prostitución, están ahí, ¿qué hacemos el resto? 
Probablemente, la prostitución es algo que seguirá años y años, y quizá, desgraciádamente, por los siglos de los siglos. No obviemos que es conocida como "la profesión más antigua del mundo". Mas la barbárie es mayor cuando los medios de comunicación, la prensa escrita y ciertos portales digitales, aceptan anuncios de prostitución con tal de llegar a cerrar el mes con saldo positivo. 
  Los directores de esos medios y/o portales son incapaces de empatizar con ellas, con su sufrimiento, con la necesidad de alimentar a un hijo, con el deseo de consumir una dosis de cocaína, con la desgracia de haber caído en una red de mafiosos. Sí, esos directores son incapaces de preguntarse cuántas veces serán penetradas, cuántas ocasiones deberán hacer sexo oral, o qué número de veces se exponen a enfermedades e incluso maltrato. Ellos prefieren ver que las cuentas de su diario suman euros sin importar nada más.
  
   ¿Y los consumidores? 
    Peor me lo ponen con los que consumen prostitución. Porque salir de casa y pagar a alguien por tus segundos de gloria es lo más mezquino que pueda hacer un ser humano. Porque ella, que se hace llamar Samantha, Rossi o Paqui, esconde un corazón, un drama, unos sentimientos, un deseo de tener una vida mejor. Sueña con ser ella y no quien quiere que sea ese cliente baboso que no sabe seducir a una mujer, o ser seducido por una de ellas. 
Va a lo fácil, a lo cómodo. Intentando luego aparentar ser un padre de familia modélico o un ejecutivo poderoso que consigue lo que quiere.


    No, no soy modelo de nada. Mi vida no es ejemplo para nadie. Pero sigo diciendo con la cabeza bien alta que no consumo nada que trate a la mujer como objeto, como muñeca hinchable, como recipiente de mi erección.

 Y pienso, y en voz alta, que por mucho que esos medios hagan especiales 8M, especiales contra el terrorismo machista y cualquier otro reconocimiento a la plena igualdad (feminismo) son cómplices y actores directos del machismo más asqueroso y rancio.


  No, no todo vale. Y si usted que me lee decidiese notener jamás en sus manos un solo diario que publique un solo anuncio de este tipo, aunque sea una sola vez, no habríamos acabado con el problema pero al menos habríamos dado un paso. Y lo más importante, una lección. La lección que muchas personas esperan. Y es que no todo vale.


Copla, o lo que sea , a Luis del Val.


ÓSCAR CRESPILLO/@ocrespillo



Sirva esta breve escritura

de palabras sin sentido

para hablar de un tontito

al que la cabeza se le ha ido.


La edad es tema de respeto

aprendemos de los mayores

pero un famoso columnista

nos ha tocado los cojones.


Años lleva intentando

analizar la actualidad

pasando de SER a COPE

sin parecer casualidad.


Fue en el programa de Herrera

y hablando de Vallecas y cabalgatas

cuando demostró este vulgar sujeto

tener menos cerebro que una rata.


Agradecido estómago de ondas,

mente llena de claustrofobia,

líder entre los líderes

en esto de la homofobia.


No tienes ni vergüenza ni perdón

por insultar a tanta persona.

Apuesto a que si existe Dios

esto no te lo perdona.


Y es curioso que esa emisora

que cobra dinero de la Iglesia

permita tanto insulto tuyo

y tu vejez con amnesia.


Porque te afectan muchos males

y con tu copla lerda

demuestras ser basura mental

al llamar a los gays, maricones de mierda.


Sigue, sigue libre en tu opinión, 

pues en una sociedad baldía

hasta un imbécil como tú

puede cometer herejía.


Opine usted sobre gays,

trans y maricones,

pero no vierta más veneno

en función de orientaciones.


Y ellos a usted le ganarán por los siglos

no solo jugando al teto.

También en dignidad, saber estar

y sobre todo, respeto.








ÓSCAR CRESPILLO/ @OICrespillo

Carta "in memorian".           


ÓSCAR CRESPILLO/ @ocrespillo


Querida, muy querida chiquilla:


     La que se ha liado por estos lares con tu pérdida. No sabes bien cómo está la gente. 

Creo que no me equivoco si te digo que el vacío que has dejado difícilmente será cubierto por nada ni nadie. Pero claro, ¿qué culpa tienes tú de haberte hecho querer tanto?

    Te conozco hace "apenas" ocho años. Y siempre he afirmado que tienes (tenemos) una familia muy "apañá", que decimos por estas tierras alicantinas. Pero creo que no es un secreto a desvelar si afirmo claramente que contigo había una unión especial. De esas relaciones que se tienen con los grandes amigos: sí, esos  a los que puedes pasar meses sin ver pero luego te encuentras con ellos por la calle y te te dan las tantas de la madrugada charlando, bebiendo, riendo y abrazándote como si hubiesen pasado días sólamente. 

  Tenías carácter. Mucho. Pero bien entendido. Tu ejemplo de lucha sería tratado en universidades y colegios si fueses famosa. Porque las y los que somos de izquierdas, cuando oímos aquello de "gran luchadora" nos imaginamos que se trata de alguien que fue una gran sindicalista, una gran política o una magnífica feminista, entre otros ejemplos. Pero tú eras luchadora de la vida.

  Hablando de vida: nunca conocí la tuya totalmente. Pero por  lo poco que pude saber  y al ver las ganas de comerte el mundo que siempre has tenido comprobé  que tú sí eras una gladiadora de este loco mundo.

  

   Sé que tus amigos están muy tristes. Y tu familia, como bien imaginas, mucho peor. El tiempo irá curando algo la enorme herida que se ha producido; aunque bien sabes que jamás cicatrizará del todo. 

  Yo, personalmente, echaré de menos las quedadas que hacíamos en Benidorm. Y el ir al pueblo y no ver que sales a besarnos y a llenar de piropos y cariño a Isabel. Como también añoraré el girarme a tu hermana Luci o a tu sobrina y preguntarles: "¿qué ha dicho que no le pillo una?". Porque, jodía, eras metralleta tanto en coraje como hablando.

   Me despido de tí con estas líneas y una promesa: no te voy a llorar ni una sola vez. No soltaré (ni he soltado) una sola lágrima. Y no porque yo sea lo más duro del mercado, no. Sencillamente no lo haré porque me diste esa lección de coraje, pundonor y optimismo que tanta falta le hacía a mi existencia. Y no lloraré por haberte perdido. Todo lo contrario: sonrío por el tiempo en que disfruté de tu presencia.


    Y hazme un favor: no me revoluciones mucho el sitio donde te encuentres. Ni llenes de cáscaras de pipas la zona. Tú deja una silla con chimenea encendida para cuando yo llegue allí. De la tele no te preocupes: ya sintonizaré los canales como hacía en tu casa. Un beso y quiérenos siempre. Nosotros lo haremos.


       Que la tierra te sea leve, amiga y compañera.

       D.E.P. GLORIA FERNÁNDEZ GARCÍA. 



  


contadores para pagina web

veces fue visitada esta página.

Página creada con Mozello - La forma más fácil de crear una web.

 .